Inventos de música y automatismos sonoros

A lo largo del tiempo han existido diversas tentativas de inventar instrumentos de música, al margen de los consabidos ensayos de perfeccionar algunos ya existentes. El pasado es testigo de esa intención de crear nuevas sonoridades, más o menos exitosas, procedentes normalmente del ingenio de determinadas iniciativas particulares, músicos por lo común. La lista de inventos existentes sería cuantiosa. Baste mentar símplemente alguna invención, como la harmónica de vaso del siglo XVIII, las diversas creaciones de Adolf Sax –con su famoso saxofón decimonónico–, el componioum o las ondas Martenot del siglo XX.

En un contexto de creaciones sorprendentes, de elucubraciones sonoras que van apareciendo de forma intermitente en la Historia, se podrían situar las invenciones de los instrumentos de música de Daniel Sanchís-Heyman. Cada pieza es única, original y ha sido manufacturada por él. Cada pieza refleja la capacidad inventiva del músico que desempeña facetas de inventor. Heyman idea, imagina, diseña y construye el instrumento, haciéndolo además sonar como ejecutante privilegiado. Su iniciativa particular e independiente se mueve por la curiosidad del viajero de lo audible que ansía descubrir nuevas posibilidades sonoras y diferentes efectos armónicos.

Esta página ofrece un pequeño vano por el que asomarse a escuchar algunas de las invenciones sonoras de Heyman, un músico –es preciso insistir– que ingenia, por un lado, automatismos sonoros automatismos sonoros. Entre ellos se cuentan el carillón hidráulico improvisador, el metrónomo aleatorio, el tremolófono orquestal, o el harpa hidráulica. Por otro lado, construye instrumentos de música, como por ejemplo la caña polifónica, el tambor hidráulico o la tecla marimba. Ésta última se puede ver y escuchar a continuación, interpretando un fragmento de la Invención número 4 a dos voces en Re menor de J. S. Bach:

_


Creative Commons License

Para contactar con el inventor escriba a: tmazaoo@hotmail.com

PARA DIFUNDIR ESTOS MATERIALES CITE ESTA PÁGINA, Y EVITE EL DELITO INTELECTUAL DEL PLAGIO (SUGERENCIAS AQUÍ)